ASOCIACIÓN ESTATAL DE ACOGIMIENTO FAMILIAR
  ASOCIACIÓN ESTATAL DE ACOGIMIENTO FAMILIAR

ACOGIMIENTO FAMILIAR Y ADOPCIÓN

 

A pesar de que tanto el acogimien­to familiar como la adopción son medidas de protección del menor, son muchas y esenciales las di­ferencias existentes entre ambos recursos.

 

El acogimiento familiar consiste en la integración del menor en una familia hasta que pueda retornar con su familia de origen o se de­termine otra medida de protección más apropiada para la situación peculiar del menor. La adopción es una medida de protección por la que se constituye la relación de filiación entre el adoptante y el adoptado, al mismo tiempo que desaparecen los vínculos jurídicos, personales y familiares entre el menor adoptado y su familia bio­lógica. Cuando queda constitui­da la adopción del menor, entre padres e hijos adoptivos surgen idénticos derechos y obligaciones a los que existen por la filiación biológica.

 

El acogimiento familiar se puede constituir por resolución adminis­trativa, cuando todas las partes implicadas están de acuerdo (ver acogimiento administrativo) o por resolución judicial (ver acogimien­to judicial), cuando los padres no consienten en el acogimiento familiar. La adopción siempre se constituye por resolución judicial.

 

El acogimiento familiar puede cesar por diversos motivos:

  • Por resolución de la entidad pública.

  • Por resolución judicial.

  • Por decisión de la familia acogedora.

  • Porque existan las condiciones requeridas para que el menor pueda regresar con sus padres biológicos (se hayan subsanado los problemas que dieron origen al acogimiento).

  • Por la mayoría de edad del menor acogido.

 

En el acogimiento familiar los padres biológicos conservan el derecho de relacionarse con el menor acogido, excepto que una resolución judicial dictamine lo contrario, por lo que la familia acogedora tiene obligación de per­mitir y facilitar las visitas de los padres biológicos en los términos establecidos por la Entidad Pública. En la adopción, se produce la extin­ción de los vínculos jurídicos entre el menor y su familia biológica.

 

En el acogimiento familiar los padres biológicos pueden conservar la patria potestad pese a que se haya acorda­do una medida de guarda del menor. En la adopción, la patria potestad corresponde y se ejerce por los padres adoptivos.

 

En el acogimiento familiar se permite acoger a un menor fami­liar, en cualquiera de los grados de parentesco (ver acogimiento familiar en familia extensa). En el caso de la adopción, no se per­mite adoptar a un descendiente o a un pariente en segundo grado de la línea colateral por consa­guinidad o afinidad.


E-mail